lunes, 11 de febrero de 2013

Posted by Dante Romero On 10:25

Cuando llegamos a un restaurante de comida italiana y le damos una ojeada a la carta, podemos hallar variedad de platos para degustar; desde Espaguetis a lo Alfredo, Tortellinis, Capeletis, sopas, vinos y hasta deliciosos postres para cerrar con broche de oro ese almuerzo o cena.

Y si ya hemos elegido la marca y modelo de nuestro futuro automóvil, entonces el vendedor querrá que usted defina el color. Así lo conducirá a una carta de colores donde en total libertad elegirá el color que más le gusta.
¿Sucede igual con la propuesta editorial para su libro?

Claro que no; dado que el editor o gerente de ventas solo le otorgarán un menú limitado de regalías a elegir.

Les contaré el caso.

Como saben la crisis europea hace hoy que las editoriales cacen escritores vía Internet. ¿Para qué arriesgar si lo tenemos a la vista? El libro se vende. Tiene demanda. ¿Por qué no ofrecerle a ese escritor un menú limitado y hacer dinero fácil con su obra?

Mi amigo al que llamaremos “Ricardo buen corazón” (RBC) tiene hoy en Amazon su novela de ficción policial con muy buenos comentarios de lectores. En seis meses de arduo trabajo en las redes sociales ha logrado hacerse de un buen lugar entre los 100 mejores. Hace una semana una editorial de Suecia lo contactó con doble propósito: traducir su novela e igualmente llevarla a las librerías de ese país.
Malmö, Suecia

Hasta allí todo bien. Fue el propio editor y dueño quien lo contactó. La primera carta le mostraba la fuerte intensión de hacer realidad todo ello. RBC le contestó que apreciaba que lo eligieran y ciertamente le parecía muy buena idea, pero requería más información, dado que en la primera carta le mencionaba que ellos le otorgarían una cantidad de euros por los derechos de traducción, fue que RBC solicitó conocer esa cifra y además el porcentaje de regalías.

La respuesta desde Suecia llegó de inmediato, le entregarían 500 euros como derechos de traducción y estarían dispuestos a darle entre el 7 y el 10% de regalías por su novela.

¿Si usted fuera RBC elegiría el 7 o el 10?

Ciertamente usted elige el 10% ni tonto que usted fuese para querer ganar el 7, 8 o 9, cuando existe esa opción del 10%

Bien, esta es la trampa que en negociación denominamos: del menú limitado. Desde hace mucho tiempo la utilizan profesionalmente las editoriales para atrapar escritores novatos o que simplemente no poseen experiencia negociadora.

Mi amigo les respondió que estaría muy animado en ese 10% Quiero hacerles conocer que la editorial nunca mencionó el tiraje, formato de impresión, publicidad y lugares de distribución, etc. Simplemente lanzaron el anzuelo y RBC: lo mordió.

Recién después de aceptar prácticamente ese 10% fue que RBC me solicitó algunos consejos. Es decir, después que el pollo se quemó en el horno.

Le respondí. Falta aquí mucha información que es un elemento importante en negociación. Pero aun así yo hubiese solicitado el 15% e iniciaría un proceso de negociación para mantener esa cifra o en su defecto ceder algo, pero no todo. Nunca piense que es imposible llegar a obtener ese porcentaje. Todo se puede negociar.

¿Ahora le pregunto a usted?

Si una editorial le dice que quiere hacer de su novela un tiraje de solo 2,000 ejemplares en formato libro de bolsillo y que por ese motivo solo puede ofrecerle el 3% ¿Usted acepta? ¿Usted les cree?

Pues le diré, muchos lo aceptan, dado que el escritor tiene su “Talón de Aquiles”. La mayoría sigue pensando que para ser considerado un verdadero escritor debe ir representado por una editorial, aunque sea la pequeñita de todas.

Se ha preguntado alguna vez: ¿de dónde diablos han salido esas cifras? Pues son cifras “internacionales” que le dan ganancias a la editorial. Son cifras que resultan pensando en el futuro de la editorial que exigen que usted como escritor se adapte a ellas, pues de lo contrario, no firmarán contrato con usted.

Y si alguien me dice por allí: “pobrecitas las editoriales” nos hacen publicidad. Yo le diría que no sea tonto pues con la crisis europea nadie gasta en publicidad. Hoy ese porcentaje se ha reducido para incrementar las ganancias editoriales dado el bajo volumen de venta de libros. ¿Y por qué esa diferencia no se la dan a usted? La razón es simple: usted no la quiere negociar o ignora como hacerlo.

Ahora le diré, toda cifra en una negociación se puede ampliar o reducir según sea el caso. En mi libro “Buscamos escritores” (Kindle-Amazon) le enseño varias formas de negociar con la editorial y obtener beneficios reales para usted.

Usted puede ampliar el porcentaje de regalías, el adelanto. Reducir el tiempo de pago. Ampliar el número de ejemplares a imprimir en esa primera edición. Aumentar el número de ejemplares gratuitos que recibirá, etc.

El editor siempre querrá que usted lo decida todo de la noche a la mañana, para conveniencia de ellos. Pero: ¿piense en sus necesidades? Usted tiene necesidades: una nueva computadora para escribir su próxima novela. Automóvil descapotable. Un viaje a París por 15 días. Un regalo para sus padres. El pago de impuestos.

Tenemos tantas necesidades, que bien merecen que ese contrato pueda cubrirlas. En “Buscamos escritores” descubrirá como hacerlo y mucho más.
Nos leemos y que siga la inspiración para su próximo Best-Seller.



Los invito a seguirme en:






8 comentarios:

maria jose Moreno dijo...

Magnifico. Me has abierto los ojos. Felicidades amigo. Te consultaré antes de decidirme por alguna oferta ;-)

Dante Romero dijo...

Me alegro de haber contribuido. Gracias a ti maria jose Moreno

Blanca Miosi dijo...

Las editoriales son cada vez más prescindibles, Dante, no importa qué porcentaje ellas arreglen pagarte, simplemente nunca te lo pagarán. Puedes negociar el 20%, pero si es un 20% que nunca verás, de nada vale. Lo digo por experiencia. Desde que publico por Amazon veo mis ganancias contantes y sonantes de manera puntual todos los meses. Es el motivo que escritores famosos han roto con editoriales para publicar por su cuenta, pues al fin y al cabo, ya tienen un nombre.

Para los desconocidos como nosotros el asunto es un poco diferente, pero ya me cansé de escuchar cantos de sirena. Solo vale la pena conversar en serio con editoriales que puedan garantizar una distribución internacional. Lo demás no sirve.

Un abrazo y gracias por el libro, lo tengo, lo he leído y es muy interesante.

Dante Romero dijo...

Palabras muy ciertas mi amiga y escritora superventas Blanca Miosi. Yo poseo el mismo espíritu por Amazon. Gracias por intervenir.

Pedro Urvi dijo...

Dante, una vez más un artículo muy interesante y que te hace recapacitar. Yo soy nuevo en todo este mundillo y agradezco mucho estas opiniones. Estoy también completamente de acuerdo con Blanca, tienen que aportar distribución internacional de otro modo nos quedamos en Amazon y similares. Muchas gracias a los dos, tomo buena nota. Si alguna vez llaman a mi puerta os consultaré de inmediato :-)

Dante Romero dijo...

Gracias Pedro, si deseas conocer más, mi libro: Buscamos escritores, tiene 24 capítulos llenos de ejemplos. Nos leemos.

Anónimo dijo...

LO importante es el anticipo. Lo mas probable es que eso sera el dinero mas grandes que recibas

Dante Romero dijo...

Si para usted el anticipo es lo más importante, entonces usted me dice todo con ello. Y si usted cree que el anticipo es el dinero "más grande" ¿Entonces para qué firmar un contrato? Usted es de aquellos que firmará un contrato que le dice claramente que recibirá el 3% de regalias a futuro. Eso significa que por cada 1,000 euros usted recibe solamente 30. ¿Frente a eso la editorial le dará a usted: el dinero "más grande"? Si usted es solo capaz de aceptar sin negociar, es lógico que la editorial será quien haga el mejor negocio de su vida con usted y ellos y no usted serán quienes se llevarán... el dinero "más grande".