sábado, 6 de septiembre de 2014

Posted by Dante Romero On 9:22
Charles Bukowski, bautizado como Heinrich Karl Bukowski (Andernach; 16 de agosto de 1920 - Los Ángeles; 9 de marzo de 1994), fue un escritor y poeta estadounidense.

Quiero dejarles hoy su biografía y uno de sus poemas titulado: ¿Así que quieres ser escritor? Considero que habla certeramente de este peculiar oficio y de todas las vicisitudes que atraviesa.


Charles Bukowski, nació en la localidad alemana de Andernach. Su madre era alemana nativa, mientras que su padre era estadounidense de ascendencia polaca.

A los 24, su relato corto Aftermath of a Lengthy Rejection Slip (Secuelas de una nota de rechazo prolongado) fue publicado en Story Magazine. Dos años más tarde le publicarían otro cuyo título era, 20 Tanks From Kasseldown (1946), esta vez en otro medio. Fue cuando Bukowski se desilusionó con el proceso de publicación por lo cual dejó de escribir durante una década. Durante este tiempo estuvo viviendo en Los Ángeles, aunque también pasó un tiempo vagando por los Estados Unidos, dedicándose a trabajos temporales que iba dejando, mientras habitaba en pensiones baratas.


Comenzando los años 50, Bukowski comenzó a trabajar como cartero en el servicio postal de los Estados Unidos, en Los Ángeles, en ese trabajo permaneció tres años. En 1955 lo hospitalizaron con una úlcera sangrante muy grave. Cuando salió del hospital, comenzó a escribir poesía. En 1957, se casó con la escritora y poeta Barbara Frye, pero se divorciaron más tarde, en 1959. Frye dudaba a menudo de la habilidad de Bukowski como poeta. Una vez divorciados, Bukowski continuó bebiendo y escribiendo poesía.

En 1964, tuvo una hija, Marina Louise Bukowski, nacida de su relación con su novia Frances Smith. Más tarde, Bukowski vivió en Tucson un periodo breve de tiempo, donde entabló amistad con Jon Webb y Gypsy Lou, que le animaron a publicar y vivir de su literatura.

Gracias a Webb comenzó a publicar algunos poemas en la revista de literatura The Outsider.

Comenzando 1967, Bukowski escribía la columna Notes of A Dirty Old Man para el periódico independiente de Los Ángeles Open City. Hasta que fue cerrado en 1969. Ese año publicó una recopilación de las mejores columnas escritas para el periódico con ese mismo título.


En 1969, después de que el editor John Martin de Black Sparrow Press le prometiera una remuneración de cien dólares mensuales de por vida, Bukowski dejó de trabajar en la oficina de correos, para dedicarse a escribir todo el tiempo.

Tenía entonces 49 años. Como él mismo explicó en una carta en ese entonces, tengo dos opciones, permanecer en la oficina de correos y volverme loco… o quedarme fuera y jugar a ser escritor y morirme de hambre. He decidido morir de hambre

Pasó menos de un mes tras dejar el trabajo en la oficina de correos, cuando acabó su primera novela, Post Office (titulada Cartero en castellano).

En 1976 conoce a Linda Lee Beighle, dueña de un restaurante de comida sana. Dos años más tarde, la pareja se mudó desde la parte este de Hollywood, donde Bukowski había vivido la mayor parte de su vida, a San Pedro, el distrito más al sur de la ciudad de Los Ángeles. Bukowski y Linda Lee se casaron en 1985. Bukowski habla de ella en las novelas Mujeres y Hollywood, en su mayor parte autobiográficas, a través del personaje de Sara.

Bukowski ha sido traducido a más de una docena de idiomas, incluidos español, francés, alemán y portugués. Es visto como icono de la decadencia estadounidense y de la representación nihilista, característica después de la Segunda Guerra Mundial. Su falta de ambición y compromiso con él mismo y con el resto del mundo, convierten a este escritor en una de las influencias de bastantes autores contemporáneos entre los cuales podemos encontrar a Alberto Fuguet, Pedro Juan Gutiérrez, Karmelo C. Iribarren, Roger Wolfe, Raúl Núñez y al grupo de rock inglés Dogs D'amour.


Bukowski murió de leucemia el 9 de marzo de 1994 en San Pedro, California, a la edad de 73 años, poco después de terminar su última novela Pulp. Sus restos fúnebres fueron conducidos por monjes budistas. En su lápida se lee: “Don't try".

Extraordinariamente prolífico en la madurez, primero Black Sparrow y, desde 2002, Ecco Press de HarperCollins dan a conocer la parte de su obra aún inédita. Además de la novela citada, gran cantidad de relatos, ensayos, diarios, cartas y, sobre todo, nuevos poemas que ocupan varios nuevos volúmenes.

"¿ASÍ QUE QUIERES SER ESCRITOR?" de Charles Bukowski

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
o clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
o a tu novia o a tu novio
o a tus padres o a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
o hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.




Lo invito a seguirme:


Mi sitio Facebook

4 comentarios:

Olga Nunez Miret dijo...

Muy bueno. No puedo estar más de acuerdo con el poema, aunque con respecto al alcohol, yo no bebo.

Frank Spoiler dijo...

leyendo tu entrada, Dante, me vuelvo a hacer una pregunta que me hago cuando leo sobre los clásicos; ¿se podrá ser alguna vez genio de algo, sin antes ser alcohólico, loco o un maniático? porque, sinceramente, para mi esta clase de gente no se merecen ese calificativo, no hay genialidad en morir alcoholizado y por supuesto mucho menos loco. Un interesante artículo. Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

No creo que el alcohol sea una ingrediente necesario para ser un buen escritor, esa es una justificación de Bukowski. Igual que no es necesario vivir atormentado ni ser un canalla, excentrico, etc.
Lo que sí es imprescindible es que te salga de dentro, que necesites escribir a pesar de todo, que tu vida no tenga más sentido que ese.
Claro que también eso es discutible. Visto lo que hay actualmente.

Anónimo dijo...

Genialidad no es sinónimo de carencia de defectos, vicios, errores...
Era un partidario del alcohol, pero no del consumo de marihuana ni mucho menos de drogas, así que no estaba tan "loco";murió a los 73 años de edad
Aplausos y respeto para esta "clase de gente"! Aplausos para Bukowski! Aplausos para el Arte en general!