lunes, 6 de abril de 2015

Posted by Dante Romero On 1:00
Hoy quiero hablarles de Billy Wilder, uno de los directores de cine a los que admiraré por siempre. Pero antes de narrarles los consejos de escritura que él nos dejó, leamos un poco de su vida y éxitos.

Samuel Wilder, más conocido como Billy Wilder (Sucha, Imperio austrohúngaro, 22 de junio de 1906 - Hollywood, Estados Unidos, 27 de marzo de 2002), fue un director de cine y productor estadounidense de origen austríaco cinco veces ganador del Premio de la Academia.




Wilder pasó su infancia y su juventud en Austria. Su primer trabajo fue como cronista en el periódico austriaco Juranek. Continuó trabajando como cronista en Berlín, y tuvo que alternar esta ocupación con otras para sobrevivir. Allí se aficionó al cine, tras ver diversas películas que le impresionaron hondamente. Una de ellas fue, El acorazado Potemkin, de Sergéi Eisenstein.

Tras la subida al poder de Hitler, Wilder se vio obligado a abandonar Berlín, debido a su ascendencia judía. Su madre moriría en los campos de concentración de Auschwitz. Estuvo en París y, desde allí, en 1934 se trasladó a Estados Unidos, junto al actor Peter Lorre. Wilder y Lorre compartieron un apartamento, como también el hambre y varios momentos difíciles durante una temporada. Allí comenzó a trabajar como guionista para la Paramount, y tuvo la ocasión de colaborar con Ernst Lubitsch, su gran maestro. Al funeral de éste acudieron, entre otros, Wilder y su colega y amigo William Wyler. A la salida del mismo, ambos comentaron: "Nos hemos quedado sin Lubitsch". "Peor aún, nos hemos quedado sin las películas de Lubitsch".

Como guionista, Wilder escribió: 60 películas. Como director, realizó 26 películas. Fue galardonado con seis Óscar tras haber sido nominado en 21 ocasiones.


En 1981 dirigió su última película: Aquí, un amigo. A partir de entonces las compañías aseguradoras ya no querían asegurar más películas suyas, debido a su avanzada edad. Murió 21 años más tarde, a la edad de 95 años, en su residencia de Beverly Hills a causa de una neumonía. Sus restos se encuentran en el Cementerio Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles, California. En su lápida Billy Wilder dejó su epitafio, que dice: "I'm a writer but then nobody's perfect" ("Soy escritor, pero nadie es perfecto").



Pero Wilder no solo nos dejó sus exitosas películas, sino también una interesante lista con “Diez reglas para hacer buenas películas” que, además de ser utilizada por los guionistas, también puede ser usada por los escritores para ayudarles a escribir historias sorprendentes. Aquí sus consejos:

1. El público es voluble
Sé fiel a ti mismo cuando escribas. No trates de imitar a los autores en la lista de los más vendidos del momento.

2. Agárralos por el cuello… y no los sueltes nunca.
Comienza tu historia con una escena que atrape, que cautive al lector y le haga desear saber qué será lo próximo o por qué ha ocurrido algo, o quién es el personaje. Introduce a tus interesantes y provocativos personajes y pon en marcha el conflicto cuanto antes.

3. Crea una línea de acción clara
Desarrolla una línea de acción clara para tu protagonista. El protagonista de la historia debe ser creíble y dirigirse hacia una meta. Haz que sea alguien a quien el lector quiera seguir hasta el final.

4. Ten claro hacia dónde vas
No hace falta que sepas todos los detalles de tu historia, antes de empezar a escribirla, pero tener una buena idea de lo que quieres hacer, para que el lector piense, sienta o haga cuando cierre el libro, te dará una dirección y te ayudará a mantenerte enfocado a medida que escribes.

5. Sé sutil y elegante
Cuanto más sutil y elegante seas al ocultar los giros de la trama, mejor serás como escritor. Escribe de tal forma que tus escenas no parezcan una sucesión de eventos. Esconde los giros del diálogo en la ambientación. Mezcla las cosas y sorprende al lector.

6. Escribe el primer acto mejor
Si tienes un problema con el tercer acto, el problema real está en el primer acto. Revisa el punto dos de la lista.

7. Tendrás lectores inteligentes
Los buenos escritores asumen que tienen lectores inteligentes. No se lo des todo mascado. Haz que se involucren en tu historia.

8. Dale al lector información fresca
No describas lo que el público ya ve por sí mismo. Añade lo que van a ver, usa cada oportunidad para avanzar y mejorar tu historia.

9. Anticipa el final
El evento que ocurre al cerrarse la cortina del segundo acto, es el disparador del final de la película. Este consejo nos recuerda que la escritura es artesanía. Se necesita planificación, creatividad y trabajo duro para ofrecer al lector un viaje hacia un final satisfactorio.

10. Aprende a terminar tu historia
El tercer acto debe construirse, construirse y construirse con ritmo y acción hasta la última escena. No te andes con rodeos. Escríbelo de tal manera que el lector no desee que se acabe el libro y quiera compartirlo con todo el mundo.


Bueno: ¿qué les parece esta lista de consejos? ¿Están de acuerdo con Billy Wilder? Si es así, pueden compartirlo en sus redes sociales y hasta dejarme algún comentario.

Hasta pronto.

Buen día para todos. Felicidad en sus hogares. Nos leemos.

Dante Romero

Consultor en ventas, negociación, recursos humanos y Forex | Escritor Amazon.com

Lo invito a seguirme en:


1 comentarios:

Jonaira Campagnuolo (JJ Campagnuolo) dijo...

Geniales, me encantaron. Gracias por compartirlo :D