lunes, 13 de agosto de 2012

Posted by Dante Romero On 0:30

Con sumo cuidado seleccionaste los ingredientes y lo horneaste. El resultado: un delicioso pastel.
La familia y amigos “tocaron el cielo” al probarlo; aunque no faltaron las críticas constructivas: súmale esto, quítale aquello. Lo agradeciste y mejoraste aún más. Ahora tienes el mejor pastel del mundo.


Entonces te sugirieron: preséntalo a alguna editorial, allí existen unos tipos llamados “editores” que harán que tu pastel se venda en el mundo entero.
Te ilusionaste. Tienes todo para lograr el éxito: una formula exclusiva, diseño, tamaño y color perfecto. En fin. Te decides por llevar tu obra a la famosa “editorial”
         -Mañana lo presentaré.
Pero al llegar, el “editor” había puesto un letrero:
“Ya estoy cansado de ustedes, los que se creen “escritores” y solo me traen pasteles rancios que me dan náuseas, atrapando mis lujosas oficinas con su olor a bazofia. Por favor, lleven sus pasteles a otra parte o, busquen su agente editorial o literaria, como quieran llamarlas; esas mujeres que se intoxiquen primero”.


Entonces llevaste tu pastel a esta dama, quien te dijo:
-Yo soy la única llave, que abre las puertas de la editorial. Voy a probar tu pastel, pero; primero págame cien dólares… de los verdes.
-¿Cómo dice usted…?
-Digo que si no me pagas, no pruebo, sino pruebo no llevo, y de no llevarlo, el editor que es mi amigo jamás te conocerá y, sin todo esto, lo más probable es que nadie más en el mundo pueda… ya sabes; conocerte.
»Por otro lado, también puedes intentar presentarte en alguno de los tantos concursos, lo cierto es que lo organiza mi amigo el editor y, yo soy igualmente la que le “sugiere” que pasteles merecen obtener el lugar de la fama.
Una sonrisa, apareció en los labios de la “agente”.


Entonces pensaste que no existía otra opción y como buen escritor novato, ella te atrapó y de esa manera, con la reunión de otros incautos como tú, logró completar su exquisito salario mensual de US$ 7,000
Unos días después te llegó una carta, con rastros de perfume Envy de Gucci, que decía: Lo lamento, pero su pastel no ha logrado cautivarme, le falta color, aroma y hasta sabor. Le sugiero “mejorarlo” y volver a visitarme, sin olvidarse de los cien verdes. Muchas gracias por su comprensión.
Después de ello caíste en la depresión, pero te recuperaste. Llevaste tu pastel a varios “concursos”, pero no sucedió nada y sentiste que la palabra “fracaso” al fin tenía sentido en tu vida. Pero entonces… una buena amiga te dijo:
-No es por adularte. Pero has logrado la formula de un buen pastel y mereces que muchas personas en el mundo lo disfruten. ¿Por qué no ignoras a esa “agente” y al editor? Ahora existen muchos sitios como Amazon, donde puedes exhibir tu pastel y la gente puede “probarlo”. Finalmente serán ellos los que te dirán si realmente eres bueno o no. ¿Por qué dejar que un solo paladar destruya tu ilusión de ser escritor?


Y entonces con solo hacer clic, tu pastel en versión electrónica ya estaba invitando a ser degustado en: USA, Alemania, Canadá, España, Francia, Italia, Japón y, quienes lo saboreaban te lo decían adjuntándote 5 estrellas y comentarios favorables. Y así poco a poco, triunfaste.
La historia no termina aquí…
Cuando triunfaste, el editor en persona te escribió un correo que decía:
-Me sentiré muy honrado en poder imprimir su obra, sé que viene teniendo una importante demanda en Internet, por tanto, quiero ofrecerle…
Desde luego nunca pedirá disculpas por haber insultado la creatividad de muchos potenciales escritores, con su insano desprecio. Su época de “poder” pasó a la historia, tanto así que hoy se ha “reinventado” y caza talentos en la pantalla de su PC.
Respecto a la, “agente”, al ver que hoy sus 7,000 mensuales disminuyen día a día; dado que su amigo el editor, caza talentos por cuenta propia, ─para no perder su empleo─ y la tal Amazon brinda tantos beneficios a los escritores novatos; y que cada vez le es imposible volver a comprar su Envy de Gucci, agradeció que en buen momento recomendó firmar contratos, que “atraparon de por vida” a su pequeño grupo de escritores y estos, seguirán por tanto “manteniéndola”, perdón, contribuyendo con una comisión por las futuras obras que ella presente al editor. Y como la gente sigue creyendo en los concursos, ha decidido crear tantos como le sea posible, con la complicidad de su amigo.


Finalmente, inspirado por todo este ambiente “poco amistoso” de ciertas editoriales, estoy terminando mis dos novelas de suspenso, ya saben que soy un poco goloso y escribo siempre dos o tres novelas en simultáneo, la razón es muy sencilla, algunas veces cuando no existe inspiración por una, aparece para la otra y así, poco a poco su espíritu va tomando forma, hasta llegar al punto final.
A la primera la he titulado momentáneamente: Los escritores. Más de 500 páginas, cerca de dos años y seis meses para concluirla y créanme, tendrá la dosis perfecta de miedo, muerte y horror.
La segunda será de poco más de trescientas y lleva el título de: (?), y esta inspirada en una zona del Perú, donde hace muchos años desapareció un grupo de científicos europeo-norteamericano, será también para poner la carne de gallina. En los próximos días estaré compartiendo la introducción y los primeros dos capítulos de ambas. Luego las distribuiré por Amazon.
Después de leer: Los escritores, estoy seguro que muchas editoriales, ciertos escritores y hasta premios Nobel, serán denominados de otra “nueva y terrible” manera.
Bien, esto es todo, voy a dejarles… con la miel en los labios.

La moraleja de hoy es: poner tu pastel en el paladar de muchas personas, es mejor que aceptar la opinión de una sola.



Los invito a seguirme en:

6 comentarios:

Berta dijo...

¡Me encantó! Es lo que yo pienso, ¿por qué dejar que una opinión frustre nuestros sueños? Necesitamos creer en nosotros y utilizar todas las herramientas y recursos para conseguirlo. ¡Saludos afectuosos!

Dante Romero dijo...

Gracias Berta, me alegra saber que eres de las que no se deja vencer tan fácilmente. Te deseo los mejores parabienes. Mucha suerte en tu camino.

Carmen Grau dijo...

¡Qué interesante, Dante, y muy divertido! Esa novela de Los escritores me intriga, pero ¿habrá muertes? ¿Se matan unos a otros o matan a los editores y las agentes...? Bueno, no me descubras el pastel. Esperaré.

Roxana de la cruz dijo...

¡Muy bueno! Realmente tenés razón con respecto a que una sola persona puede arruinar los sueños de uno cuando existen otros miles que te dicen que continúes con ellos... yo ahora estoy pasando por un tema similar y la verdad ¡que se pudran los comentarios negativos! Siempre hay que seguir para adelante.
Y tal como puso en el comentario anterior Carmen, voy a esperar por "Los escritores"... Nos vemos!

Jana P. dijo...

Que curiosa comparativa. Me ha gustado mucho y me ha dado, incluso, en que pensar.

Dante Romero dijo...

Que bueno Jana. Nos seguimos comunicando en Twitter o Facebook. Que tengas un maravilloso día.